15000

marzo 4, 2020 § 1 comentario

Quince mil refugiados se agolpan en la frontera greco-turca. Para ellos, ni agua. Hay que ponerse en la piel de quienes huyen de la guerra con sus hijos en brazos —de aquellos que no tienen con qué alimentarlos. Hay que aproximarse, cuando menos, a su desesperación. Entonces quizá veamos que nuestra preocupación por gustar —nuestra obsesión con el Instagram de cada día— no es que sea ridícula. Es culpable.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para Miércoles, marzo 4th, 2020 en la modificación.