desire

marzo 24, 2020 § Deja un comentario

Podemos imaginar la conmoción de Jesús de Nazaret ante aquella muchacha que, tras bañarlos de perfume, le besó los pies. Pues nadie, salvo literalmente el idiotes, es capaz de comprender el deseo que otros puedan sentir hacia él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo desire en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: