de Dios y los árboles

mayo 4, 2020 § Deja un comentario

Un árbol está-ahí. Un piedra está-ahí. Pero el estar no está. Más bien, por todas partes y en ninguna. Pero este no es un asunto espiritual, sino acaso lingüístico. Lo espiritual comienza con la ausencia de un quién —con su eterno por-venir. No hay esperanza sin memoria: recuerda que naciste como arrancado.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para Lunes, mayo 4th, 2020 en la modificación.