anchor

junio 3, 2020 § Deja un comentario

Quien permanece anclado en su creencia sobre un más allá con final feliz, porque ya le va bien creer en lo que cree, no se pregunta por su verdad. Y evidentemente el sujeto que se plantea la pregunta no es el mismo que el que continúa con lo suyo. No es que simplemente tengan opiniones distintas. Sin embargo, hay dos vías para la sospecha. Una es la meramente intelectual. La otra es a través del dolor. Y tampoco se trata de lo mismo. Una fe que no se tome en serio la posibilidad del desmentido —la posibilidad de que el mundo triunfe— es, ciertamente, una ilusión.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para Miércoles, junio 3rd, 2020 en la modificación.