optimus

septiembre 4, 2020 § 5 comentarios

¿Nihilismo? Prevalece el no. Los momentos de entusiasmo no apuntan a nadie más que a uno mismo. Pura reacción. ¿La esperanza? Un estado emocional, podríamos decir, un asunto de bioquímica, la ebriedad de quien ve el sol tras meses de oscuridad. El cosmos es piedra. Y la piedra carece de propósito. Si la humanidad no supiera secretamente que en el fondo no hay más que inercia y desamparo ¿para qué contar una y otra vez historias con final feliz si no es para convencernos de lo contrario? Quien tiene hambre, sueña con comida. Hay que partir de este punto si queremos intuir, cuando menos, qué es la fe —o mejor dicho, qué afirmación hay detrás de quien profesa una fe—. Pues lo opuesto a la fe no es la ausencia de fe, sino la mala fe. Y hay mala fe donde creemos porque las cosas nos van bien.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para Viernes, septiembre 4th, 2020 en la modificación.