mar rojo

mayo 3, 2021 § 2 comentarios

¿Un dios del lado de los intocables —de los que siempre huelen a derrota? Sencillamente, esto no podía caber en la cabeza de los antiguos. Quien está cerca del fuego se ilumina y calienta. Quien permanece lejos, se halla en el frío y la oscuridad. Que los desheredados crean que hay un dios se su parte es como creer que, viendo como los tuyos mueren congelados en medio de la noche, tienes un fuego junto a ti. Todo un despropósito. En la Antigüedad, un dios estaba lejos de ser un asunto interno. Al contrario. Un dios es el que es porque manifiesta su poder en favor de quienes lo adoran. De ahí que Israel solo pudiera creer que contaba para un Dios después de que el Mar Rojo se abriese en dos. Esto es, solo a partir de un prodigio favorable. No es casual que la sospecha se cierna sobre Dios una vez se experimenta únicamente en la intimidad. Es cierto que no hay milagro que no resuene en el interior —que no provoque un vuelco del corazón. Pero donde solo hay corazón, Dios tiene las de perder. Otro asunto es que, a partir de la cruz, no pueda haber otro milagro que el de una bondad —o un perdón— imposible. Sin embargo, esto no niega lo anterior.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para Lunes, mayo 3rd, 2021 en la modificación.