entremedio

marzo 19, 2020 § Deja un comentario

Entre un Dios muerto y uno que sigue en las alturas, aunque solo para aquellos que aún lo sienten, se encuentra el Dios a medias —el Dios aún por hacer, el Dios in fieri. Quizá no entendamos qué quiso decirnos el cristianismo mientras no aceptemos esto último. Y lo que quiso decirnos —y aún proclama— es que Dios no es aún nadie sin el fiat del hombre. Otro asunto es que, en la cabeza de muchos creyentes, Dios siga siendo una variante espectral del ángel de la guarda de nuestra infancia. Pero acaso no pueda ser de otro modo. Pues los hombres tendemos a hacernos una idea a medida de lo que excede toda medida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo entremedio en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: