throwing the baby with the bath water

julio 30, 2017 Comentarios desactivados en throwing the baby with the bath water

Es posible que Jesús de aquí unos miles o quizá unos pocos cientos de años sea como Tutankamon, un objeto de estudio entre otros. Sin embargo, ¿qué demuestra esta posibilidad? Aparentemente, la tesis del historicismo, a saber, que nuestras ideas acerca del mundo no obedecen a la realidad del mundo, sino a nuestra circunstancia o época. Esto es, que no hay verdad, sino en cualquier caso productos culturales que creen responder a la exigencia lógica de verdad. Sin embargo, también podría ser que el precio de la evolución histórica sea, precisamente, el dejar atrás la verdad y, en este caso, la verdad de Dios, la cual por cierto no se determina como una correspondencia entre nuestra representación de Dios y un ente espectral al que llamamos Dios. En el fondo, la tesis del historicicismo no se sustenta sobre la constatación de la diversidad, sino sobre el prejuicio de que no hay verdad. Pues la diversidad de pareceres de por sí tan solo nos permite certificar el hecho de que hay diversidad de pareceres. Ahora bien, puede que con respecto a la verdad ocurra algo parecido a lo de las meigas gallegas: que no existen, pero haberlas, haylas.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo throwing the baby with the bath water en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: