el amor como excepción

agosto 28, 2017 Comentarios desactivados en el amor como excepción

Quizá los amantes, con respecto a aquellos momentos en los que se hallaron fuera del tiempo, no puedan hacer otra cosa que rememorarlos, una vez son abducidos por la prosa de los días, los tiempos del trato, de la oficina, del tirar la basura, de hacer la compra, de llevar a los niños al cole… Fuimos arrojados al mundo y, por eso mismo, forzados a trabajar. El tiempo cotidiano es un tiempo en que se deshace lo hecho, el tiempo del desencuentro, aun cuando este sea, en el mejor de los casos, amable. Pues, el encuentro es un estado de excepción y un estado cuyo alcance solo podemos percibir una vez lo dejamos atrás. Los amantes viven de sus recuerdos. Donde dejan de celebrar sus estados de excepción es inevitable sucumbir a la implacable erosión del tiempo hasta el punto de obligarles a creer que esos estados no fueron más que una ficción. Pero, porque amar es resistirse a caer en el tiempo —creer que lo nuestro no debe morir—, los amantes también viven de la esperanza de que esos estados puedan volver a darse, aunque solo sea en el momento de partir.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo el amor como excepción en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: