adversus

septiembre 19, 2017 Comentarios desactivados en adversus

En el libro de Job, como es sabido, el adversario es el que coloca al hombre de Dios contra las cuerdas, el que pone a prueba su fe. Hoy en día, puede que muchos prefieran hablar, simplemente, de la adversidad. Como si referirse al adversario fuera tan solo un modo de decir, actualmente superado. Así, creemos que Job se enfrentó a la desgracia, no a Satán. De acuerdo. Sin embargo, podríamos preguntarnos hasta qué punto la traducción es inocente —hasta qué punto no tiraremos al niño de la alteridad con el agua sucia de la superstición—. Pues una cosa es enfrentarse al adversario y otra a la adversidad. El adversario quiere tu sufrimiento. No así la adversidad. El adversario no es únicamente una piedra en el zapato, aunque sea una piedra hiriente, sino el que siempre niega, el que niega la fe del hombre. Ciertamente, es difícil hoy en día suponer que el adversario sea un espectro que saca humo por la boca. Pero probablemente lo que haya detrás de la imagen no sea tanto la intención de representar adecuadamente a un ente sobrenatural como el hecho de que el mal no es tan solo un obstáculo que soportar o sortear, sino una acusación. Ante la desgracia no somos solo quienes la sufrimos, sino también, y en cierto modo, sobre todo cuando se trata de la de los demás, culpables. El adversario no solo se dirige a Job, sino también a los espectadores de su indecente sufrimiento. Hay algo así como una voluntad de mal a la que debemos enfrentamos como nos enfrentamos al enemigo, aquel que quiere tu muerte y la de tus hijos. Quizá no comprendamos nuestra relación con el imaginario religioso, si la pensamos desde nuestra preocupación por los hechos. Pues el adversario quizá no exista como nos lo imaginamos, pero al negar su derecho a la existencia posiblemente nos ahorremos su verdad, la cual no tiene tanto que ver con la imagen, sino con cómo nos situamos ante lo que ella representa. Y es que la adversidad no exige una respuesta que implique la integridad de cuanto somos o podamos ser, sino tan solo una reacción o, en el mejor de los casos, una habilidad.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo adversus en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: