funeral

septiembre 28, 2017 Comentarios desactivados en funeral

A veces tengo la impresión de que lo que suele decirse en un funeral, y sobre todo si es religioso, es un modo de sortear el vértigo de la muerte. Papá, mamá, el hijo, el hermano… se fueron y un su lugar nos queda un vacío que ningún otro ocupará. No volverán. En su lugar, los fantasmas, acaso la mejor imagen de esa alteridad, la suya, que no supimos ver. En cualquier caso, cuanto más lejos lleguemos en esto del vivir, más terminaremos rodeados de cráteres. De ahí que cuando decimos que se han ido al cielo o, si se prefiere, a esa dimensión en la que nos están esperando, se supone que con los brazos abiertos, más que expresar una creencia, espantamos la mosca. Es como si estúpidamente diéramos por descontado que no hay muerte. Sin embargo, hay muerte y, con respecto al cielo, seguimos sin tener ni idea. Quizá deberíamos decir que ya nos gustaría. O, siendo más judíos, que la muerte, en nombre de una vida que nos ha sido dada como excepción desde el horizonte del sinsentido, no debe tener la última palabra. Pero lo cierto es que esta, de haberla, no la pronunciaremos nosotros.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo funeral en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: