fuera del mundo

noviembre 13, 2017 Comentarios desactivados en fuera del mundo

Lo extraordinario es, por definición, extra-ordinario. La cuestión es si lo extraordinario constituye la medida de lo ordinario o, simplemente, una anomalía, la excepción que confirma la regla. Ciertamente, prevalece lo ordinario, su ambigüedad, la erosión de lo que se nos reveló en aquellos momentos en los que parecía que nos hallásemos fuera del mundo. Pero que de hecho terminemos cayendo en el gris, no nos obliga a concluir que lo extraordinario haya sido una ilusión. Puede que sea un síntoma, un indicio. Lo extraordinario es, por ejemplo, el encuentro de los amantes. Hay en ese encuentro verdad, cuando menos porque algo tuvo lugar. Pues nada tiene lugar —nada acontece— en donde permanecemos como idiotas, encerrados junto a nuestros fantasmas. De ahí que espontáneamente creamos que esa verdad tiene que ser verdadera: que porque hemos estado fuera del mundo tiene que haber otro mundo, que la cosa no puede terminar aquí, aun cuando, sin duda, no hay estado de excepción que no se resuelva como oficio. Sin embargo, hoy en día no se nos deja creer en ello. No es lo correcto. Pero que podría ser que la corrección nos impidiera franquear la puerta.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo fuera del mundo en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: