un osito de la bondad

diciembre 23, 2017 Comentarios desactivados en un osito de la bondad

En 2 Co 10,1, Pablo hace referencia a la bondad y mansedumbre de Cristo. La lectura que suele hacerse de dicho pasaje tiene que ver con la imagen de Jesús de Nazareth que se ha impuesto, sobre todo en las comunidades de corte progesista, tras el Vaticano II. Así, desde esta óptica, Jesús no fue simplemente un hombre bueno entre otros, sino alguien que supuraba la incondicional bondad de Dios. Sin embargo, si tenemos en cuenta los términos empleados —prautes y epieikeia— quizá nos veamos obligados a realizar otra lectura. Pues, por lo común, se recurría a estos para designar la clemencia del emperador cuando decidía no ejecutar al enemigo capturado. En este sentido, la misericordia divina, tal y como la entiende Pablo, sería literalmente una medida de gracia, la cual tiene por objeto dar tiempo al arrepentimiento antes de que Dios pusiera un punto y final a la Historia. Pablo estaba convencido, como Jesús de Nazareth, de que los tiempos finales estaban al caer. La gracia, por tanto, no excluye el día de Juicio. Al contrario: lo presupone. De hecho, a Jesús no le crucifican por ser un ejemplo de bondad, sino por enfrentarse al Imperio. La cruz, como sabemos, era el tormento destinado a los sediciosos. Y aun cuando a Jesús, según cuentan los evangelistas, se le removían las entrañas ante el sufrimiento injusto de tantos hombres y mujeres, lo cierto es que ese rumor intestinal no excluía el enfrentamiento. Más bien lo exigía. Sencillamente, como suele decir Jon Sobrino, no hay derecho que haya quienes viven como perros a causa de nuestra impiedad. La indignación va con la bondad. Donde damos por descontado que cristianamente se trata tan solo de ser buena gente, sin tener en cuenta que, como arrojados al mundo, nos hallamos por entero sujetos a la demanda del pobre, en el doble sentido de la expresión, no solo andamos equivocados en lo que respecta a la lectura de los textos neotestamentarios, sino que faltamos a la verdad de Dios.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo un osito de la bondad en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: