patología creyente

septiembre 5, 2018 Comentarios desactivados en patología creyente

Donde Dios no se da por descontado, fácilmente la fe en un Dios personal roza el delirio de quien aún permanece atado al amigo invisible de la infancia. La oración sería al fin y al cabo el recurso de una psicología aún inmadura. Sin embargo, de ahí no se desprende que Dios, de haberlo, no posea el carácter de lo personal. Podría ser que Dios fuera esa radical alteridad que tuvo pendiente su quien —su modo de ser— hasta su incorporación en el Gólgota. De algún modo, la situación en la Antigüedad no fue tan diferente, al menos porque solo algunos privilegiados, sea por su demencia o por su familiaridad con el peyote, eran capaces de cruzar la frontera que nos separa de lo numinoso. La diferencia pasa porque, como modernos, ya no creemos que sus visiones tengan que ver con la realidad. Sin embargo, es posible que tan solo nos hubiéramos vuelto culturalmente incapaces de Dios.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo patología creyente en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: