osadías de ayer y de hoy

marzo 8, 2019 Comentarios desactivados en osadías de ayer y de hoy

Vamos por ahí con la máscara puesta. Las máscara es nuestro maquillaje, nuestro éxito, nuestra coraza. Como decían los cínicos de Atenas, puede que no haya otra liberación que la de atreverse a ir por ahí sin maquillar (aunque quizá no haya que llegar al extremo de Diógenes, el cual no tenía reparos en defecar en el ágora). Nadie ama a nadie hasta que no caen las máscaras que nos permiten creer en nuestra invulnerabilidad. La máscara puede gustarnos —o repugnarnos—, pero no es posible abrazarla. En cualquier caso, siempre abrazamos al indigente que hay detrás. Y en el mejor de los casos, porque él nos abrazó antes. Ahora bien, hace falta mucho valor para dejarse abrazar por quien no es mucho más que su indigencia. El amor es una cosa de pobres.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo osadías de ayer y de hoy en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: