ositos de peluche

marzo 13, 2019 Comentarios desactivados en ositos de peluche

Al final, dice Pablo, Dios llegará a ser todo en todos (1 Co 15, 28). Y, por lo común, esto se entiende como si Pablo nos dijera que todo terminará bien para todos. Puede que Orígenes tuviera la sentencia de Pablo en la cabeza cuando escribió que en el fin de los tiempos, tanto culpables como inocentes —y esto significa, tanto Hitler como quienes fueron gaseados en los campos de la muerte— volverán a ser uno con Dios. Sin embargo, lo que Pablo probablemente quiso decirnos, teniendo en cuenta las coordenadas apocalípticas de su teología, es que nada que se oponga a Dios permanecerá. Jesús de Nazareth, sin duda, fue sensible al sufrimiento obsceno de tantos hombres y mujeres de la época. Pero no deberíamos olvidar que no le crucificaron por su compasión hacia los que sufren. Jesús fue el heraldo del juicio de Dios, no Francisco de Asís. Ciertamente, ofreció el perdón de Dios por anticipado para la conversión de los hombres. Pero también trajo fuego y espada (Lc 2, 34-35). No parece que Jesús fuera un osito de peluche. Aunque algunos prefieran imaginarlo así para, cuando menos, seguir en paz.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo ositos de peluche en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: