nietzscheanas 19

febrero 21, 2012 § Deja un comentario

Puede que el hombre aún exija una respuesta —puede que aún se pregunte si el mal tendrá o no la última palabra—, pero sabe que no puede esperarla. Todo en la historia es un eterno retorno de lo mismo. La historia no tiene, pues, un final porque tampoco tuvo un principio. Donde hay eternidad no puede haber Dios. Y donde no hay Dios, el amor y el odio no se distinguen del movimiento más espontáneo de la vida, la cual como sabemos solo se perpetua a lomos de la muerte.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo nietzscheanas 19 en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: