análisis transaccional

noviembre 2, 2017 Comentarios desactivados en análisis transaccional

Según Eric Berne, psicoterapeuta, al que se le debe el análisis transaccional, la posición de la infancia es la de un sentimiento de dependencia e inferioridad con respecto al adulto. “Yo estoy mal, tú estás bien”, por decirlo a lo bruto. Esta posición puede instalarse como el background de la existencia por poco que nos despistemos. En este sentido, no debería sorprendernos que el problema existencial de muchos sea el de lograr una cierta autoestima. Cabe, ciertamente, superarla en falso, inviertiendo los términos: “yo estoy bien, tú estás mal”. Aquí, por decirlo así, negamos la mayor. La primera coincide grosso modo con la posición del homo religiosus. La segunda, con la hybris del sujeto moderno, para el cual no hay alteridad que valga, cuando menos porque todo gira a su alrededor. El sujeto moderno ha ocupado la posición de un superpadre o, si se prefiere, de una divinidad omnisciente. Según Berne, de lo que se trata es de alcanzar una posición entre iguales: “yo estoy bien, tú estás bien”. Esta sería la propia del adulto que, como tal, no se halla sometido ni al niño que llevamos dentro, ni al superpadre con el que, erróneamente, podemos llegar a identificarnos. La cuestión, sin embargo, es qué tipo de vínculo puede establecerse entre iguales que no sea en cierta medida contractual. Pues los vínculos más sólidos suelen ser irracionales, de tal modo que parece que únicamente puedan darse sobre la base de un cierto desequilibrio entre las partes: uno es el fuerte y otro, el débil, aunque no deberíamos excluir aquí la típica dialéctica entre el amo y el esclavo que tan bien supo ver el viejo Hegel. Sin embargo, por decirlo a la judía, puede que los iguales lleguen a abrazarse, y no solo tratarse, si cayeran en la cuenta de que han sido arrojados al mundo como huérfanos de un mismo padre. Como si tan solo la muerte del padre —o su desaparición— pudiera convertirnos en rehenes del otro. De ahí que podríamos distinguir entre dos tipos de vinculación, al margen de la meramente comercial: la que parte del desequilibrio entre las partes y la que se sostiene sobre la experiencia de la fraternidad, la cual acaso solo quepa comprender en los términos de una redención.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo análisis transaccional en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: