the salvation

junio 15, 2018 Comentarios desactivados en the salvation

Tan solo salva la fe. La obras sin fe son vacías, aun cuando sea cierto que sin obras no hay fe que valga. Pero ¿por qué salva la fe? Quizá porque la fe es, antes que supuesto, confianza. Hay salvación donde le decimos al resucitado, “te sigo, voy contigo”… como el que confía en el líder que sabe como salir de la prisión. Estamos, pues, ante una confianza que implica seguimiento y, por consiguiente, obras. No es casual que Pablo dijera que fuimos salvados en la esperanza. Pues quien confía espera que, al final, todo salga bien. Sin embargo, difícilmente entenderemos de qué va esto de la redención, si damos por hecho que en el lager que es el mundo tampoco se está tan mal (y si lo damos por hecho quizá sea porque no estamos en los barracones). En cualquier caso, donde ya no sabemos qué hacer con la resurrección de los muertos, la esperanza cristiana solo puede concretarse como ingenuidad, diciéndonos que otro mundo es posible, si nos ponemos manos a la obra, o, en su defecto, como una vaga creencia en la inmortalidad, lo cual no es exactamente lo que quisieron decir los primeros cristianos cuando proclamaron que el crucificado había regresado del sheol con la vida de Dios, en el doble sentido del genitivo. Pues ellos, quizá más que nosotros, estaban convencidos de que nos hallamos en manos de Dios, un Dios que, contra toda suposición religiosa, no quiere ser sin el fiat del hombre.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo the salvation en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: