religión fácil, ateísmo fácil

julio 30, 2018 Comentarios desactivados en religión fácil, ateísmo fácil

Situación A: estamos frente al mar en un día de sol. Hay paz y todo encaja. Por tanto, Dios existe y es bueno. Situación B: estamos en el barracón después de una jornada en la cantera. Apenas un tazón de agua de borrajas y un mendrugo de pan seco. Ayer tuvimos que ver cómo los alemanes colgaban a unos cuantos, algunos todavía niños, en represalia por un intento de fuga. No hay, por tanto, Dios. Como si solo Satán hubiera engendrado a los hombres. Parece que sea suficiente con dejarnos llevar por las apariencias para decidir si hay o no hay Dios. La primera situación da pie a la religión burguesa, en el sentido de JB Metz. La segunda, a un ateísmo a la Camus. Ambas respuestas, sin embargo, son demasiado fáciles para que podamos tomárnoslas en serio. Aunque visto lo visto quizá espontáneamente nos convenza más la segunda. Como si el mal revelase que la dicha es un espejismo. Con todo, el cristianismo naïve se equivoca al basar la fe en las buenas vibraciones. Pero del mismo modo que nuestro ateísmo espontáneo, al apuntar a un dios que no puede existir. Un Dios que existe no existe, decía Bonhoeffer. Para negar al dios titiritero basta con los profetas de Israel. En cualquier caso, una lectura del libro de Job acaso nos permita caer en la cuenta de que tanto el don como la desgracia obedecen a una y la misma lejanía. A partir de ahí, tanto la fe como el ateísmo se revelan como las opciones más difíciles del hombre.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo religión fácil, ateísmo fácil en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: