la palabra y la acción

agosto 29, 2018 Comentarios desactivados en la palabra y la acción

El teólogo, en tanto que servidor de la verdad de Dios, no hubiera podido decir lo que dice, si hubiera dedicado su vida a cavar pozos de agua para los que, de no tener, no tienen ni agua. Pero tampoco, salvo que faltase a la verdad de Dios, si no hubiese nadie ahí cavando esos pozos. Por otro lado, es fácil caer en la desesperanza, donde vemos que los pozos que fueron cavados son anegados una y otra vez por los heraldos de la muerte. De ahí la necesidad de que el teólogo pueda hacer de nuevo inteligible la vieja convicción de que fuimos salvados en la esperanza (Rom 8, 24). Esto del cristianismo no deja de ser un combate con varios frentes. Es una pena que hoy en día hayamos perdido de vista la dimensión polémica del cristianismo para quedarnos con una variante onanista que tan solo se preocupa de la salvación individual o, lo que acaso sea peor, de la disolución del ego en el magma de la divinidad.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo la palabra y la acción en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: