Tere

septiembre 12, 2018 Comentarios desactivados en Tere

Tere Iribarren, religiosa de las que ya no quedan, una vez me dijo que su comunidad, después de ver un documental sobre el drama de la inmigración, fue incapaz de rezar las oraciones vespertinas. Tan solo pudieron guardar silencio. Quien tiene presente la tragedia humana —y un cristiano no puede dejar de tenerla presente— apenas puede hacer otra cosa que pedirle a Dios por Dios. Y esto está muy cerca de guardar (su) silencio. Es verdad que castizamente suele decirse aquello de a Dios rogando y con el mazo dando. Y teniendo en cuenta la verdad que arrastra el dicho, podríamos creer que permanecer en silencio es, en el fondo, un acto de cobardía. Ahora bien, nadie dijo que un cristiano deba permanecer en silencio. Quien guarda el silencio de Dios en su corazón no puede callar ni seguir sentado. En nombre de un Dios incapaz de hablar por sí mismo, debe coger el mazo. Y el mazo cristiano no es otro que el tener que responder a la llamada que se desprende del perdón que nos ofrece la víctima sepultada por el silencio de Dios. El punto de partida es, como suele decir Jon Sobrino, un no hay derecho a que tantos hombres y mujeres vivan como perros. El silencio de Dios es el envés de la indignación. Donde no hay indignación, el silencio de Dios deviene la excusa espiritual de nuestra indiferencia. Dios responde a la demanda del hombre con la voz imperativa de los excluidos. O por decirlo en cristiano, la respuesta de Dios a la invocación del hombre es la invocación que se desprende del perdón de un crucificado por nosotros, en el doble sentido de la preposición. Olvidar esto último supone hacer de Dios un deus ex machina. Dios no es un dios tapagujeros, sino aquel que no acaba de tener lugar como el Dios que es todo en todos (1Co 15, 28) mientras los hombres demos la espalda a aquellos con los que Dios se identifica. No hay cristianamente un pedirle a Dios por Dios que no nos convierta en rehenes del hermano. Si Dios es tu Señor, el pobre es tu Señor, algo sin duda inaceptable, por no decir intolerable, para quienes aún creemos tener un futuro por delante.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Tere en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: