capitalismo liberal

diciembre 17, 2018 Comentarios desactivados en capitalismo liberal

Según el liberalismo, el egoísmo es la virtud que hace que podamos comer el pan de cada día. Como dijera Adam Smith, el panadero no te entrega el pan por altruismo, sino porque le interesa obtener un beneficio con su venta. Sin embargo, el problema del capitalismo, o uno de los principales, es el monopolio natural. Hay ciertas inversiones que no podrían abordarse a menos que el Estado garantice el monopolio en la comercialización del bien o el servicio. Ciertamente, el liberalismo se defiende apelando a las leyes anti-monopolio. Ahora bien, como sabemos, las leyes anti-monopolio no bastan para frenar el ejercicio del poder monopolístico. En cualquier caso, ponen algún que otro palo en sus ruedas. Pero estas siguen avanzando. Esto es patente en el caso de las farmacéuticas. Su principal negocio, un negocio multimillonario, no consiste tanto en curar como en cronificar. Hay ciertos cánceres que hoy en día podrían curarse. Pero, literalmente, no interesa. Y cuando a las farmacéuticas se les cuela un error, como es el caso de la vacuna contra la hepatitis C, el precio es tan astronómico que el Estado no puede asumir su coste. Estamos ante una variante de la obsolescencia programada, sin la cual el capitalismo hace tiempo que habría colapsado. Ciertamente, es mejor vivir con una enfermedad crónica, pero contenida, que morir. Con todo, hay algo de perverso en un sistema que solo avanza devorando sus recursos. El capitalismo es como el fuego, que solo es posible consumiendo la madera que lo hace posible. Y nadie ignora que el fuego, aunque caliente e ilumine, convierte en ceniza cuanto toca.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo capitalismo liberal en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: