creer o no creer

enero 3, 2019 Comentarios desactivados en creer o no creer

Creer no es tanto dar por sentado que hay alguien que, tras las bambalinas, se preocupa de nosotros como permanecer a la espera… de no se sabe quién. Tan solo contamos con un significado, una descripción definida: el creyente espera a aquel que salva al mundo de la impiedad (o que nos salva del mundo). Evidentemente, esto último solo pueden esperarlo los desesperados. Los que vivimos bien, anhelamos la aparición, alguien extra-ordinario, no tanto un hombre o una mujer brillantes, los cuales a lo sumo se reveleran como su doxa. ¿Un padre? Podríamos decir que sí, alguien que nos quiera y, por consiguiente, que quiera algo de nosotros sin titubear, hasta el final. En cualquier caso, buscamos al padre desde el sufrimiento o la soledad. Como si al fin y al cabo, el sí o el no de nuestra existencia se decidiera en la respuesta a su voluntad. Si lo ignoramos es porque o bien seguimos buscando la adaptación, el éxito, en medio de la dispersión, o bien porque aún no hemos sido suficientemente desplazados. Nadie que viva distraído puede saber qué es lo que, al fin y al cabo, quiere, cuál es su misión, su obediencia o fidelidad. En cualquier caso, sabrá lo que desea, pero no lo que quiere o ama. No es casual que Hamlet sea la figura del sujeto moderno. Hamlet se enfrenta a una demanda espectral y, por eso mismo, inviable. El mandato del padre es lo que Hamlet no puede interiorizar. ¿Matar a la madre —el cuerpo del arraigo— en nombre del padre? De ahí que Hamlet permanezca en suspenso. Por suerte, en el presente, no encontraremos a ningún padre. Quizá su sombra, su fantasma. Un padre es lo que, en el mientras tanto de la Historia, está por ver. En su lugar, se nos apareceran los hombres y mujeres que claman por él. En relación con el padre, todos somos el mismo huérfano. Quien busca a Dios sinceramente, tarde o temprano, topa con el hermano, con aquel al que le falta el pan de cada día. O, por decirlo en cristiano, con el que cuelga de una cruz.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo creer o no creer en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: