ópticas bíblicas

enero 19, 2019 Comentarios desactivados en ópticas bíblicas

El judaísmo no es optimista. Más bien, su punto de vista es el de la redención, lo cual nos da entender que el hombre, por sí mismo, no tiene remedio. En este sentido, no deja de llamar la atención el episodio en el que Adán es tentado a comer del fruto del árbol de la vida, el que garantiza la inmortalidad. ¿Es que acaso había muerte en el Edén? No lo parece. Sin embargo, la muerte era una posibilidad… que no llegaba a realizarse solo por la libre voluntad de Dios. La tentación de Adán es, sencillamente, la de apropiarse del don de la vida. El hombre existe como aquel que no quiere depender de Dios. O, por decirlo de otro modo, como aquel que se resiste al milagro. El hombre, porque quiso vivir como Dios, terminó viviendo como un animal. Y en esas seguimos, aunque hoy en día el viejo árbol se nos presente bajo las técnicas de la manipulación genética. Nuestro dios no es Dios, sino Prometeo.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo ópticas bíblicas en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: