brothers

enero 27, 2019 Comentarios desactivados en brothers

Cuando vemos por televisión a un niño etíope llorando de hambre, difícilmente podemos evitar el impulso de la compasión. En cambio, no experimentamos la misma emoción ante aquellos hombres o mujeres que, con igual desesperación, se lanzan al saqueo. Es fácil sentirse hermano de los niños hambrientos, no en cambio de los otros. Y, sin embargo, la interpelación es la misma: Caín, Caín ¿dónde está tu hermano? Somos los que siempre vamos a responder como si la cosa no fuera con nosotros. ¿Nuestro hermano? En su casa. Pero ¿acaso no cogeríamos el primer avión, si lo viéramos en un reportaje entre los hambrientos, después de años de perderle la pista, aun cuando se hubiera convertido en una hiena? Pues no hay que olvidar que la pobreza suele ser degradante. Como hemos dicho a menudo, el hombre ignora quién es mientras no sepa quién es su padre. De ahí que ya nos esté bien ir diciendo por ahí, aun desde la cancha cristiana, que en realidad no habrá juicio. Un Dios demasiado bueno, no deja de ser un dios a nuestra medida, el dios del no n’hi ha per tant. Y es que vivir de espaldas a Dios quizá suponga, entre otras cosas, vivir de espaldas a su ira, su indignación.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo brothers en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: