sapiencial

enero 26, 2019 Comentarios desactivados en sapiencial

No deja de llamar la atención que un libro como el Eclesiastés haya sido incluido en el canon bíblico. ¿Acaso no se encuentra más cerca del nihilismo, aunque teñido de epicureísmo, que de la fe? ¿Acaso Qohélet espera algo de Elohim? No lo parece. Ni siquiera Qohélet confía que, más allá de la muerte, la desdicha del inocente sea compensada. Como si diera lo mismo creer que no creer. Estamos ante un texto sapiencial… que considera que incluso la sabiduría es vana. El hombre, literalmente, no puede dejar de alimentarse de viento. Sin embargo, el creyente haría bien en tomarse en serio la feroz lucidez de Qohélet. Pues quizá la lección del Eclesiastés sea que, desde el lado del hombre, nada cabe esperar salvo el gozo del presente, de darse, y la desgracia. O, en su defecto, el vacío. Así, el creyente se equivoca cuando fácilmente da por sentado que su fe reposa en lo que él es capaz de creer por su cuenta y riesgo. Si el hombre puede confiar en Dios es porque antes Dios creyó en el hombre, aun cuando esto solo se le revele al pie de una cruz. Sencillamente, desde sí mismo, el hombre es incapaz de Dios.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo sapiencial en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: