Tajani

abril 5, 2019 Comentarios desactivados en Tajani

El otro día, el presidente de la eurocámara, Antonio Tajani, tuvo que pedir perdón por decir que Mussolini “hizo cosas positivas”. Ciertamente, la declaración es poco afortunada, teniendo en cuenta que aún siguen abiertas las heridas del fascismo. Sin embargo, quizá no estaría de más tener en cuenta que Rexford G. Tugwell, el economista que estuvo detrás del New Deal de Franklin D. Roosevelt, fue un admirador, como tantos otros, de la política económica de Mussolini. De hecho, el fascismo, dejando a un lado la represión brutal de las libertades, es un término que, inicialmente, hacia referencia a una variante del socialismo, caracterizada por el control estatal de las grandes coporaciones industriales. Es verdad, como argumentó F. A. Hayek, que dicho control, tarde o temprano, se desliza por la pendiente de la represión política. Pero, en cualquier caso, hay un cierto parentesco entre el New Deal, el fascismo y el socialismo. Una vez más, los árboles de lo políticamente correcto no nos dejan ver el bosque. Aun cuando sea cierto, como decíamos antes, que mientras sigan habiendo víctimas del totalitarismo político, hay ciertas cosas que no podemos decir con el rotulador grueso. Inevitablemente, estamos obligados a introducir el matiz. Sin embargo, también es cierto que, en la plaza lo publica, no se tolera el rotulador de punta fina. Lo público es incapaz de soportar las ambigüedades en las que andamos metidos: necesariamente recurre a las etiquetas. El ágora no es un espacio de salvación, sino en cualquier caso de manipulación. No es casual que la verdad termine siendo esotérica, el asunto de unos pocos. En el ágora, la verdad tan solo puede exponerse, de hacerlo, irónicamente. Aunque tampoco es que sirva de mucho. Sócrates, sin duda, tuvo que morir antes de tiempo.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Tajani en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: