una nueva especie

abril 11, 2019 Comentarios desactivados en una nueva especie

Si el mono pudiera hablar y, con todo, siguiese siendo un mono, probablemente diría que, al fin y al cabo, la vida es muy simple. ¿Qué problema hay? Se trata de comer y beber, dormir, reproducirse, divertirse con los amigos y, de vez en cuando, darse algún capricho: trepar a un árbol todavía más alto, abrir una nueva variedad de coco (para darse cuenta, en el mejor de los casos, de que no hay para tanto), cambiar de mona. Y quizá sea así, siempre y cuando seas un mono con suerte. Pero cuando menos intuímos que no es lo mismo decirlo de ida que estando de vuelta. El primer caso es el del mono. En el segundo, el de Epicuro. Pues lo que diferencia al mono de los epicúreos es que estos últimos son conscientes de que no dejamos de existir en medio de lo incomprensible. Que hay más de cuanto está a nuestro alcance, aunque no sea para nosotros. Sin embargo, uno puede volver del infierno —del mundo del hambre y la sed. En ese caso, lo que no puedes sufrir es que no haya Dios. Y ciertamente, esto no deja de ser simple. Pero no se trata de la misma simplicidad que la del mono.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo una nueva especie en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: