la bondad

abril 15, 2019 Comentarios desactivados en la bondad

Hay que haber estado en los infiernos de este mundo para creer en la bondad. Pero no porque la bondad venza, pues de hecho no vence, sino porque nos salva de la impiedad. Pues somos salvados en la esperanza, una esperanza en la que, sin embargo, nos podemos confiar solo desde nuestro lado. En Auschwitz, la bondad no era posible. De ahí que Maxilian Kolbe, que, como es sabido, se ofreció para morir en lugar de un compañero, fuera, literalmente, una aparición. Como si viniera de otro mundo. Sencillamente, lo imposible había tenido lugar. Quienes fueron testigos de su sacrificio no pudieron evitar ver el gesto de Kolbe como una anticipación. Como si la bondad fuese una última palabra… que, de haberla, no está en nuestras manos pronunciar. El gesto de Kolbe, como el de tantos otros, constituye la única clave hermenéutica de los textos bíblicos. No cabe entenderlos donde no tenemos en cuenta las historias que hay detrás.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo la bondad en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: