amor a la verdad

diciembre 24, 2019 § 1 comentario

Más que encontrar la verdad —lo que en verdad tiene lugar al margen de lo que nos parece—lo que queremos es buscarla. Pues de hallarla difícilmente podríamos evitar preguntarnos si acaso eso es todo. Algo parecido podríamos decir con respecto a Dios. Por suerte ni la verdad ni Dios, si es que no hablamos de lo mismo, están por la labor. Siempre más allá, de tal modo que, al final, nos iremos con las manos vacías. Como si lo único que aconteciera en cuanto sucede es que nada acontece. O la nada o un porvenir absoluto del que no podemos hacernos una idea que sea creíble.

§ Una respuesta a amor a la verdad

  • Carmen dice:

    Entre la nada y ese porvenir absoluto inimaginable, ¿no habría lugar para signos —cierto que ambiguos, corruptibles y deconstruibles—, símbolos —semánticamente manipulables— y huellas —fácilmente ignorables—, que se escapan entre los dedos si se quieren apresar pero que funcionan como índices de esa verdad y ese Dios que significan la vida del mundo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo amor a la verdad en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: