tablas

agosto 30, 2020 § 1 comentario

Si Dios fue un Dios que se puso en manos del hombre para llegar a ser Dios —esta es, en el fondo, la declaración cristiana—, entonces Dios le debe una al hombre. Pues sin el hombre, mejor dicho, sin aquel que fue colgado en su nombre, aún estaría por ver (aunque de Él solo veamos el rostro de ese hombre). Pero si el hombre no termina de cruzar el umbral que le separa de la bestia hasta que no es fiel a la Ley que se desprende del silencio del Padre, entonces el hombre deambula por el mundo como un espectro. O peor, como un bola de billar. Frente al prejuicio religioso, Dios no es Dios, sino el Dios que se decide entre Dios y el hombre.

§ Una respuesta a tablas

  • Iñaki Hernández Martínez dice:

    Buenos días,
    Me parece una reflexión espectacular.
    La meditaré durante algún tiempo con tranquilidad.
    Muchas gracias
    Iñaki

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo tablas en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: