encaje

septiembre 2, 2020 § 1 comentario

Creer que Dios existe equivale a creer que hay un gran Otro-sujeto del saber. Aquí cabe establecer una cierta analogía con las teorías conspiranoicas. Alguien maneja los hilos. La diferencia pasa por suponer que Dios quiere nuestro bien. Pero uno podría preguntarse, de paso, por las similitudes psicológicas entre ambos tipos de creyentes. Al menos, en lo que respecta al punto de partida.

§ Una respuesta a encaje

  • Iñaki dice:

    Buenos días Josep,
    mientras que las teorías conspiranoicas tratan sobre lo ya dado: el mundo, el creyente tiene como punto de partida su propia vida. Es decir, el hecho de ser criatura, característico del creyente, no puede relacionarse con los poderes humanos que lo atenazan con posterioridad Son dos puntos de partida diferentes.
    Efectivamente, desde el creyente, Dios tiene un rostro que es Jesús y en Él nos apoyamos (o Él se apoya en nosotros). Sin embargo, más difícil es saber el rostro de esos poderes que parecen anónimos y que, en ningún caso, son de fiar, por brutales.
    Un cordial saludo
    Iñaki

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo encaje en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: