dependientes

enero 24, 2022 § Deja un comentario

La cuestión religiosa es la cuestión sobre el poder supremo o último. ¿En manos de qué o quién nos hallamos? El problema, hoy en día, es que no admitimos fácilmente estar en manos de. El sujeto moderno se comprende a sí mismo en relación con su libertad. Y la libertad, tal y como se entiende modernamente, no suele hacer buenas migas con el sentimiento de absoluta dependencia. No en vano dicho sentimiento ha sido menospreciado como un residuo de la infancia por la crítica ilustrada a la religión. ¿Orgullo? Quizá. Pero también una liberación del poder eclesial. De ahí que la espiritualidad de nuestro tiempo, incluso donde los motivos siguen siendo cristianos, se decante por la sensación de formar parte en lugar de por el viejo sentimiento de dependencia. La pregunta es hasta qué punto esta espiritualidad, de conformarse con dicha sensación, sigue siendo cristiana. Pues, aun cuando ya no seamos siervos sino amigos, estar ante Dios supone un tener que responder a la demanda de aquellos con los que Dios se identificó in illo tempore.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo dependientes en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: