el orden de los factores no altera el producto

enero 27, 2022 § 1 comentario

Inteligencia y bondad. Y no necesariamente por este orden. Si falta inteligencia que, al menos, haya bondad. Sin embargo, la inversa no funciona igual. Pues una inteligencia que no se limite al cálculo conduce a la sabiduría y la sabiduría a una cierta bondad. En cualquier caso, de no darse ninguna de las dos, lo más probable es que no nos diferenciemos mucho de los bonobos. De ahí la importancia de cultivarlas. En el fondo, nadie quiere ir por ahí como un bonobo. No obstante, ningún bonobo dice de sí mismo que lo sea. También es cierto que no es fácil vivir conforme a lo que uno quiere. Y es que espontáneamente sabemos lo que deseamos, pero no lo que, al fin y al cabo, buscamos.

§ Una respuesta a el orden de los factores no altera el producto

  • Carmen dice:

    Pero también es posible que la bondad conduzca, si no a la inteligencia en sí, sí directamente a la intuición que resulta de ella, eso sí, pasando por el esfuerzo de la atención y de la intención mantenidas. Pienso en lo que decía Simone Weil sobre el cura de Ars y sus esfuerzos, aparentemente inútiles, por aprender latín. ¿No sería posible que cierta falta de inteligencia o, mejor, la falta de una determinada y concreta inteligencia, sirviera para eludir la dispersión de los deseos y enfocara más certeramente la búsqueda (Mt 11.25)? Como decía Amanda Baggs, ser retardada, en uno o varios aspectos, no equivale a no ser persona, a carecer de espíritu (o a ser bonobo).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo el orden de los factores no altera el producto en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: