de buen rollo

marzo 8, 2022 § Deja un comentario

Hoy en día, el esquema religioso, al menos en la cancha cristiana, dice más o menos así: hay un Dios que cuida de nosotros porque nos quiere… solo que pasamos; la transformación consistiría, por tanto, en aprender a mirar el mundo con los ojos de la bondad de Dios (y obrar en consecuencia). Bien. Mejor, necesario. Sin embargo, este mensaje no se diferencia mucho del que presentan otras cosmovisiones (y quizá por eso mismo muchos cristianos de a pie den por hecho que las diferentes religiones promueven más o menos lo mismo). ¿La religión verdadera? Aquella(s) que transforma(n) nuestro corazón en un corazón puro.

Sin embargo, la confesión creyente parte de la cruz —de su elevación—. Y es que la fe comienza con el fracaso del hombre bueno. No parece que el mundo esté por la labor. Los verdugos ganan. Siempre. De ahí que, como dijera Pablo, sin resurrección, vana es nuestra fe. El riesgo de una pastoral que se limite a promocionar la bondad pasando de puntillas sobre la resurrección —o entendiéndola como una variante de la resiliencia— es el de acabar siendo una versión de los libros de autoayuda con la excusa de Dios. Esto es, que le falte seriedad. Ciertamente, el acontecimiento de la resurrección no es fácil de digerir. En realidad, nunca lo fue. Y este es el problema. Pero, en cualquier caso, a los que ya tienen una edad, no se les puede vender la moto de que el amor todo lo puede. Pues sin resurrección de por medio, esto, sencillamente, no es verdad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo de buen rollo en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: