iluminati

diciembre 4, 2017 Comentarios desactivados en iluminati

El cristianismo anuncia, como sabemos, un Dios que se ha sacrificado por el hombre. Es el sacrificio de Dios, no el del hombre, el que nos reconcilia con Dios —el que hace posible que el hombre pueda, de nuevo, situarse correctamente ante Dios—. Ahora bien, esto podemos proclamarlo como lo que es, a saber, una revelación o como quien lo da por descontado. En el primer caso, partimos de lo que tradicionalmente se entiende por Dios y, por eso mismo, el kerigma cristiano no deja de ser un escándalo para quien parte de una concepción religiosa de Dios. Pues un Dios, por definición, no puede ponerse en manos del hombre para llegar a ser el que es. En el segundo, sin embargo, y más si lo proclamamos con entusiasmo, no podemos dejar de parecer unos iluminados. La cuestión, como casi siempre, no es lo que decimos, sino desde donde decimos lo que decimos.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo iluminati en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: