la dicha

enero 25, 2019 Comentarios desactivados en la dicha

Uno podría preguntarse, desde una óptica cristiana, si la felicidad no será el síntoma de un error de perspectiva. Ciertamente, tampoco estamos diciendo que la desdicha sea la otra cara de la fe. Sin embargo, no me atrevería a preguntarle a quien ha perdido a sus hijos, si es feliz. Y el cristiano es aquel que, al menos sobre el papel, no puede tolerar su indiferencia ante el hambre del hermano. Es verdad que, por lo común, suele tolerarse. Pero una cosa no quita la otra. Aquí no vale aquello de “no n’hi ha per tant”. En cualquier caso, la alegría cristiana está teñida de verde, que, como es sabido, es el color de la esperanza. Ahora bien, la esperanza creyente no es la del iluminado que da por hecho que todo acabará bien. Pues esto es, precisamente, lo que no cabe dar por hecho. En realidad, un cristiano espera como aquellos prisioneros de Auschwitz, que tras la fuga de algunos, pueden creer que el gas no tiene por qué ser el final.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo la dicha en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: