sobre los ángeles

junio 16, 2019 Comentarios desactivados en sobre los ángeles

Hoy en día, ningún biblista serio discute que el monoteísmo de Israel no fue, propiamente hablando, un monoteísmo puro. Tampoco pudo serlo, al menos porque la presencia de poderes invisibles fue, en la Antigüedad, un dato de la experiencia. En cualquier caso, la convicción de Israel es que Dios en verdad se encuentra más allá de los cielos, del ámbito en el que habitan dichos poderes. Hay, por tanto, dioses (o ángeles). Pero, aunque sean superiores, nos son divinos. De ahí que Israel se planteara, sobre todo durante el período del segundo Templo, la cuestión del mediador celestial, aquel que en virtud de su proximidad podía servir como heraldo de la voluntad de Dios. Es desde esta óptica que podemos entender, sin forzar demasiado la interpretación, un texto como el de Flp 2. Ahora bien, aquí uno podría preguntarse en qué se diferencia el monoteísmo de Israel del paganismo, pues este último admitía una divinidad suprema que, como tal, se ubicaba por encima de la multiplicidad de los dioses. Y quizá la diferencia no pase, propiamente, por el concepto de Dios —si es que podemos hablar de concepto en este caso—, sino por la manera de concebir la Historia como una teodramática. Tan solo el Dios de Israel se encuentra inserto en la Historia. En este sentido, Dios no es el dios que interviene en la Historia desde las alturas, sino el Dios que se hace historia en tanto que no quiere ser sin el hombre. De hecho, el monoteísmo estricto, aquel que prescinde incluso de los ángeles, quizá solo se imponga (o comience a imponerse) tras la destrucción del segundo Templo y en el marco de la pugna por la herencia de Israel entre las primeras comunidades cristianas y el rabinismo. De hecho, el rabinismo se diferenció del naciente cristianismo al rechazar la hipótesis del mediador celestial. Jesús acaso fuera el último profeta, pero en modo alguno de condición divina (aun cuando, según el cristianismo, renunciase a esa condición). Únicamente a partir de entonces el monoteísmo deviene, por decirlo así, puro. Y quizá no sea casual que para evitar la deriva hacia el paganismo, el cristianismo tuviera que ingeniárselas, como quien dice, para hacer del rostro del crucificado el rostro mismo de Dios. Aunque por medio de su ingenio diera en el clavo.

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo sobre los ángeles en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: