Jean Vanier

junio 2, 2020 § 1 comentario

Incluso los santos estan llenos de barro —y un barro maloliente. Aunque no es lo mismo ir de la santidad al barro —y esto tiene que ver, en la mayoría de los casos, con el el ejercicio del poder— que ir del barro a la santidad (aunque el barro siga adherido a la piel). Al fin y al cabo, con respecto a lo que decide nuestra humanidad, tan solo cabe contar una historia. De ahí que la cuestion no sea quién eres, sino quién terminarás siendo. Ahora bien, el final de la historia no lo escribiremos nosotros.

§ Una respuesta a Jean Vanier

  • Carmen dice:

    La vida mancha, la seducción pervierte; el paso por la noche o el desierto sirve para discriminar entre ambos mediante una honestidad irremediable, cuando negarlo deja de ser ya opción. Pero sin duda es más atractiva la seducción, que también recibe a veces el nombre de carisma. Siempre al acecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Jean Vanier en la modificación.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: